No dejes de practicar la introspección

Muchas veces nos desesperamos tratando de encontrar soluciones a nuestras problemáticas que parecen insolubles, sin detenernos a pensar que quizá lo que estamos buscando siempre ha estado ahí cerca, dentro de nosotros y como no nos atrevemos a buscarlo o simplemente omitimos el proceso más arduo para tratar de hallar uno de factibilidad inmediata, nos cerramos a la idea de realizar una introspección; lo que seguramente nos hará encontrar soluciones y entender mejor nuestros problemas. Enfocados en que el humano es social e individual a la vez, para exteriorizar lo ideal sería primero pasear por tu interior.

Atrévete a utilizar el método “mirar dentro de ti”

Si sientes que tienes limitada o se te ha hecho difícil el resolver alguna duda o dificultad, deberías atreverte a analizarte, observar qué hay dentro de ti y detectar posibles cosas que quizá puedan ayudarte a solventar lo que quieres. Llevar a cabo una introspección puede ser difícil, principalmente por no lograr la concentración requerida, pero si las molestias son los dilemas, empieza pensando en uno de ellos y cuestiónalo por más incómodo que sea, esto te llevará a los otros y poco a poco pasaras de un estado insoportable, al del entendimiento y claridad.

No sientas miedo de encontrar qué hay dentro de ti, al contrario, saberlo –por más incómodo que sea- te ayudará a conocerte, entenderte, manejar cosas y poder controlarlas. De hecho, no tienes que estar ante cualquier situación problemática para acudir a este método, es algo que eventualmente deberías llevar a cabo, tratando de cuestionar las interrogantes de quién eres, qué quieres hacer con tu vida, qué sentido tendrá lo que hagas y demás preguntas que quizá te lleven a comprenderte mejor; lo que sin duda es esencial para establecer una relación con los demás, puesto que en principio deberás relacionarte contigo mismo.